¿Has tenido la sensación de tener arenita o algún otro objeto dentro del ojo? Tal vez tienes ojo seco, un padecimiento que afecta a muchas personas a nivel mundial.

El síndrome del es una enfermedad crónica y suele ser progresiva, sus consecuencias abarcan desde una irritación ocular leve pero constante a una inflamación significativa, e incluso la aparición de cicatrices en la superficie frontal del ojo.

Ivo Ferreira, oftalmólogo y cofundador / CEO de Oftalmo University, señala que este padecimiento se ha convertido en un problema de salud pública, el cual se ha incrementado a raíz de la pandemia por el uso del cubrebocas. “El aire que exhalamos, en ocasiones puede salir por la parte superior de la mascarilla y llegar a la superficie del
ojo, generando que se reseque la película lagrimal, la capa líquida que cubre la superficie del ojo”. A medida que progresa la enferme-dad, y si no se trata, el ojo puede llegar a inflamarse causando dolor, enrojecimiento y daños a la superficie ocular que pueden ser irreversibles.

Algunos de los síntomas que genera el síndrome del ojo seco son:
• Sensación de ardor o picor.
• Sensación de cuerpo extraño o arenita.
• Pesadez en los párpados.
• Ojos fatigados o adoloridos.
• Sensación de resequedad.
• Ojos rojos.
• Fotofobia.
• Visión borrosa.

Además de los síntomas anteriormente mencionados, el oftalmólogo Ferreira señala que el ojo seco puede causar inflamación y daño, algunas veces permanente en la superficie del ojo. Así como afectar los resultados de la cirugía Lasik y de cataratas.

Pero, ¿cuáles son las causas que generan el síndrome del ojo seco, Un ojo saludable, sin incomodidad, posee una capa lagrimal adecuada y uniforme, la cual está compuesta por tres importan-tes elementos: un componente oleoso (lípido), un componente acuoso (agua) y un componente mucoso (mucina). Cada uno de éstos es producido por distintas glándulas que se encuentran en el ojo y en los párpados.

Cuando se presenta un mal funcionamiento en cualquiera de estas glándulas, la lágrima deja de ser adecuada para
el ojo, es decir, no lo mantiene húmedo y no lo protege de manera correcta, ya que las lágrimas eliminan el polvo, los residuos y los microorganismos que podrían dañar la córnea y generar una infección ocular.”Podríamos decir que esta enfermedad es una una pérdida en el equilibrio de la lágrima en los ojos que, para funcionar de manera correcta, tienen que estar lubricados de manera perfecta para ver y no tener síntomas”, señala Ivo Ferreira.

Otros factores que pueden generar este padecimiento son:

• Edad.
• Exposición ambiental, sobre todo a ambientes secos (viento, polvo o aire acondicionado) o al sol.
• Uso de pantallas, dispositivos electrónicos y videojuegos, los cuales pueden provocar fatiga visual y sensación de sequedad, debido a la reducción de parpadeos por minuto.
• Enfermedades autoinmunes (síndrome de Sjörgren, diabetes, problemas en la tiroides, entre otras).
• Procedimientos cosméticos corno extensiones de pestañas y tatuajes.

Ahora bien, ya hablamos de las causas, pero cómo podemos saber si padecemos el síndrome del ojo seco. La única manera de saberlo con certeza es acudir con oftalmólogo para que nos realice una revisión ocular, la cual incluye un examen del ojo, los párpados y la superficie del ojo. Además, el especialista puede realizar una prueba para medir la calidad, espesor y cantidad de lágrimas que produce el ojo.

Si no se diagnostica y trata de manera oportuna, el síndrome del ojo seco puede ocasionar cicatrices en la parte frontal del ojo.

Respecto a los tratamientos Ferreira señala que existen en el mercado gotas especiales, también conocidas corno lágrimas artificiales.”Estas gotas tienen componentes muy similares a los de las lágrimas naturales del ojo.
Además, ya existen en el mercado gotas que utilizan nanotecnología, la cual permite poner más proteínas y componentes para que la lágrima tenga un mejor equilibrio; así como una mayor cobertura”.

Otro procedimiento para atacar el problema del ojo seco es el trata-miento IRPL, el cual consiste en estimular las glán-dulas de Meibomio mediante luz pulsada policromática, con el objetivo de recuperar las secreciones y con ella la película lagrimal recobra una estructura normal, así los síntomas relacionados con la sequedad ocular mejoran.

Además, dependiendo del daño y de la causa específica, el oftalmólogo puede recetar medicamentos especiales con el fin de disminuir la inflamación del ojo o estimular la producción de lágrimas.

Asimismo, Ferreira señala que la prevención es un factor clave. Algunas recomendaciones que comparte el especialista para evitar el síndrome del ojo seco son:
• Hidratarse bien.
• Evitar exponerse por tiempos prolongados al aire acondicionado.
• Limitar el tiempo que se pasa frente a las pantallas o dispositivos electrónicos.

Abrir chat
1
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by